La creatividad humana es infinita. Pero, en ocasiones, la capacidad de hacer cosas muy cutres llega a superarla. En el caso del cibercrimen hay casos realmente llamativos que si no fuera por la mala intención que tienen sus creadores, nos darían risa, solo de ver lo poco que han pensado los delincuentes para preparar un ataque de phishing.

Los timadores han existido siempre: estafas piramidales, cadenas de correo, alguien que pide ayuda ‘dando pena’… La diferencia es que el alcance y la facilidad que brinda internet ha multiplicado por millones las posibilidades de que seamos objetivo de uno de ellos. Y aunque es verdad que algunos de ellos son tan pueriles que parecen bromas, si siguen en circulación es porque, de vez en cuando, algún incauto cae en sus redes.

“Nadie puede asegurar que no será objeto de una de estas bromas pesadas. Si el 28 de diciembre vigilamos nuestra espalda o dudamos de todas las noticias que aparecen en el telediario, prestemos atención a nuestros sistemas de mensajería digital cada día del año. Porque para los ciberdelincuentes, todos los días son el Día de los Inocentes”, afirma Hervé Lambert Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

La mayoría de estos timos tienen como base la técnica del phishing: envíos masivos, quizá a cientos de miles de contactos, hasta que unos pocos ‘piquen’. Y hoy día, es tan fácil conseguir listas de emails o teléfonos en el mercado negro que probablemente estemos recibiendo más de uno (y quizá más de diez) al día. Hagamos un repaso de los cibertimos más ‘cutres’ y no por ello menos populares, de los últimos tiempos:

¿Warren Buffet ‘regalando’ dinero indiscriminadamente por email?
Este, quizás, se lleve la palma por ser tan ridículamente inverosímil. Recibimos un mail (de puño y letra) del multimillonario Warren Buffet donde nos cuenta que “quiero donarle parte de mi dinero” al tiempo que alardea de que “soy el mejor inversionista del mundo”. El texto no tiene desperdicio:

“Felicidades !!!
Mi nombre es Warren E. Buffett, soy un magnate empresarial, inversionista y filántropo estadounidense. Soy el inversionista más exitoso del mundo. Creo firmemente en “dar mientras se vive”. Tengo una idea que nunca ha cambiado en mi mente, que debes usar tu riqueza para ayudar a las personas y he decidido donar {500,000.00 €} Quinientos mil euros a personas seleccionadas al azar en todo el mundo. Cuando reciba este correo electrónico, debe considerarse una persona afortunada porque su dirección de correo electrónico fue seleccionada en línea durante una búsqueda aleatoria.

Por favor, comuníquese conmigo pronto para que sepa que su dirección de correo electrónico es correcta.

Visite este sitio web: www.britannica.com/biography/Warren-Edward-Buffett o busque mi nombre en Google para obtener más información: (Warren Buffett).

Espero tu respuesta.

Atentamente,
Sr. Warren Buffett

Todo suena muy turbio, pero el comentario de “busque mi nombre en Google” es casi insuperable. Quizás sólo haya algo más ridículo todavía; el hecho de que su donación va a ser en euros y no en dólares, pese a que él mismo se presenta como un filántropo estadounidense.

Pero claro, debemos considerarnos “muy afortunados” dado que el mismísimo Buffet nos ha escogido a nosotros (un elegido) para darnos dinero. Por supuesto, nos pide que confirmemos nuestra dirección de correo electrónico y nos añade un enlace que conduce a una web de phishing tan cutre como el email del señor wbuffetfoudationprogram@hotmail.com. Su filantropía es tal, que aloja su correo electrónico en una cuenta de Hotmail para no incurrir en gastos para su fundación. Hilarante.