Durante los últimos meses, la escasez en el suministro de chips se ha convertido en un nuevo quebradero de cabeza para los mercados. Pese a su pequeño tamaño, estos semiconductores son los grandes protagonistas de la mayoría de aparatos que utilizamos en nuestro día a día: ordenadores portátiles, pulseras de actividad, móviles, tablets, vehículos inteligentes, electrodomésticos de todo tipo e incluso en las nuevas tecnologías que se utilizan en los hospitales para cuidar de nuestra salud.

Dentro de este ámbito, el sector de la fotónica integrada reclama su espacio propio. Esta disciplina está desarrollando microchips ópticos que están presentes en las pulseras de actividad que monitorizan nuestro ritmo cardiaco o evalúan la calidad de nuestro sueño, en servidores de almacenamiento de datos, o incluso en los vehículos de conducción autónoma que veremos en un futuro no muy lejano.

Los próximos 14 y 15 de marzo, los principales actores de la cadena de valor de la fotónica integrada en España se reunirán en València en la quinta edición de la ‘Photonic Integration Week’, evento que se celebra desde 2017 (salvo el año pasado, a causa de la pandemia), y que reúne a los mayores expertos nacionales del sector junto a un prestigioso panel de expertos internacionales. En esta ocasión, se centrará en enfatizar la cadena de valor de la fotónica integrada en España pasando por todas las etapas del ciclo de producción, desde la investigación y el desarrollo hasta el usuario final.

Las jornadas se celebrarán en la Ciudad Politécnica de la Innovación, el Parque Científico de la Universitat Politècnica de València (UPV), donde también se ubican las instalaciones de UPVfab, grupo de investigación de esta universidad centrado en la investigación fotónica, electrónica y química. Cuenta con un equipo de doce personas y unas instalaciones de cerca de 500 metros cuadrados entre las que se encuentra una ‘sala limpia’, denominada así por los actores del sector por haber sido especialmente diseñada para obtener bajos niveles de contaminación, que cuenta con los parámetros ambientales estrictamente controlados: partículas en aire, temperatura, humedad, flujo de aire, presión interior del aire, iluminación, etc.

Apoyos necesarios para la consolidación del sector en España
Pese a los avances de los últimos años, el sector de la fotónica integrada en nuestro país no está tan consolidado como en otros territorios de Europa, como en Países Bajos o Reino Unido. Desde el sector creen que, tras la inyección de los fondos europeos de recuperación, España tiene una oportunidad de oro para dar un paso al frente, y posicionarse entre los países de referencia que desarrollen los microchips ópticos tendrán las tecnologías punteras del futuro.

“En nuestro país tenemos la ventaja de que ya contamos con las instalaciones necesarias para avanzar en fotónica integrada. No necesitamos que se invierta en obra civil, sino en equipar correctamente las instalaciones existentes y poner el personal adecuado, formando y reteniendo el talento”, afirma Pascual Muñoz, director de UPVfab, en referencia a la ‘fuga de cerebros’ que se ha dado durante los últimos años, con españoles que se han marchado al extranjero para desarrollar su carrera profesional vinculada a la fotónica integrada.

Otro obstáculo con el que se encuentran los profesionales de este sector es que las innovaciones más disruptivas de las investigaciones que hay en marcha todavía no han llegado, sino que se esperan a largo plazo. “Nos estamos encontrando con que las administraciones intentan comparar la fotónica integrada con otros sectores o industrias, pero las tecnologías que desarrollamos no son para complementar algo existente sino para crear algo nuevo, y se puede convertir en algo grande”, explica Muñoz.

Pese a ser un concepto muy técnico y para algunos algo abstracto, el resultado de la investigación en fotónica integrada acaban siendo microchips que incorporan los principales distribuidores de productos que cuentan con estos microchips ópticos: Intel, Huawei, Cisco, Hewlett Packard, Dell… y, en una escala superior, ‘gigantes’ como Amazon, Google, Microsoft, Facebook, etc.

El objetivo de la próxima cumbre española’ sobre fotónica integrada, la Photonic Integration Week, será el de seguir creando sinergias entre todos los actores de esta cadena de valor, y también despertar el interés de las administraciones para que España sea un país de referencia internacional de esta industria.