El panorama de la seguridad está en continuo cambio y, a medida que las organizaciones de todo el mundo siguen expandiéndose, los profesionales del sector se esfuerzan por actualizar las operaciones con la suficiente rapidez como para garantizar una respuesta eficaz a los incidentes. Es importante anticiparse a las amenazas que puedan poner en peligro la seguridad de los sistemas. ¿Por qué facilitar la intrusión a los atacantes cuando se pueden eliminar las vías de entrada, manteniendo al día las prácticas de seguridad?

Actualmente, las empresas se encuentran fatigadas con el volumen de alertas en los análisis de seguridad, y por eso cada vez son más las compañías que requieren una evolución de las soluciones que detectan, responden y mitigan las amenazas externas en tiempo real. Estas medidas se conocen como Extended Detection and Response (XDR), una tecnología emergente que recopila y correlaciona los datos automáticamente, y que se ha convertido en la más llamativa del sector de la ciberseguridad. Tanto es así, que el 80% de las organizaciones están planeando consolidar los proveedores en un conjunto de soluciones integradas, según un estudio reciente de Gartner.

La arquitectura abierta de ThreatQuotient permite combinar datos de distintas fuentes y facilita la detección de amenazas y respuesta ampliada

La importancia de contar con una solución XDR en los equipos de seguridad viene de la necesidad de evitar que las amenazas sigilosas queden fuera del marco de detección, pues en ocasiones se camuflan entre los silos de seguridad y alertas de soluciones desconectadas. ThreatQuotient, compañía líder en plataformas de ciberseguridad, ofrece su solución Extended Detection and Response (XDR), una arquitectura de primera clase que se presenta como la evolución continua de las capacidades actuales de detección y respuesta a este tipo de amenazas.

Si se quiere conseguir implementar con éxito esta herramienta, es necesario conectar todos los productos de detección y respuesta de todos los proveedores, desde la nube hasta las instalaciones. Para ello, es necesario una arquitectura XDR abierta para que todos los sistemas y fuentes puedan trabajar juntos, enviando los datos correctos a las herramientas adecuadas en el momento adecuado para acelerar la detección y la respuesta”, asegura Eutimio Fernández, Director General de ThreatQuotient para España.

Lo que permite a ThreatQuotient habilitar la tecnología XDR es su motor DataLinq, una herramienta que, a la vez que proporciona inteligencia sobre amenazas constantemente actualizada, elimina el ruido al deduplicar y correlacionar automáticamente los datos y exponer las amenazas que necesitan ser priorizadas. De esta manera, las recopilaciones inteligentes y la puntuación personalizada permiten a las empresas elevar aún más esa visibilidad a los equipos adecuados.