La pandemia de la COVID-19 destruyó, solo en España, 622.600 empleos y la tasa de paro aumentó hasta el 16,13%, según la Encuesta de Población Activa (EPA). En otros países el panorama no es muy distinto, en abril del año pasado la cifra de parados en EEUU alcanzaba los 22 millones, según la información publicada por el Departamento del Trabajo. Un nivel de pérdida de empleo sin igual desde que existen registros, es decir, desde 1948.

Estas tasas de desempleo se conectan directamente con el aumento de peticiones laborales en la dark web. Por muy de ciencia ficción que parezca, más allá de redes laborales como LinkedIn o InfoJobs, hay todo un universo donde ofrecen empleo, alejado de los motores de búsqueda habituales y cuyo acceso requiere de navegadores anónimos.

Las bandas de hackers funcionan como empresas

En esta red, donde se comercia con estupefacientes, armas ilegales, contraseñas de usuarios y tarjetas de crédito robadas, los ciberdelincuentes también buscan ‘colaboradores’ para trabajos poco lícitos. “De hecho, los grupos organizados de hackers funcionan con estructuras laborales que nada tienen que envidiar a las de grandes empresas de desarrollo de software. Además, existen bandas de ciberdelincuentes que están auspiciadas por estados legítimos, con lo que en ocasiones cuentan con más recursos económicos que muchas compañías legítimas”, destaca Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security.

Solo hace falta echar un vistazo a varios foros en la dark web, en inglés y en ruso, para encontrarse con ofertas de empleo convocadas por grupos de ciberdelincuentes, en las que se especifican hasta los requisitos que ha de cumplir el futuro ‘empleado’.

El proceso de selección es similar al funcionamiento clásico de un foro. Los aspirantes crean hilos o publicaciones específicas en las que concretan sus habilidades para desempeñar trabajos como creación de malware o diseño de estrategias de phishing. Mientras que los ciberdelincuentes que buscan colaboradores, anuncian en una publicación el trabajo a desempeñar y las habilidades que se requieren.

Proviv: el sistema para atacar a personas concretas

Traducido como ‘búsqueda’ en ruso, describe un servicio en el que un usuario proporciona una serie de datos personales de una persona y, a cambio de una tarifa, recibe más información asociada al objetivo. Obviamente este tipo de intercambio, bastante común, solo es posible en la Deep y dark web. El éxito es tal, que existe una plataforma dedicada a este ‘negocio’ con el nombre de este vocablo ruso.

seguir leyendo …